Por qué es importante la coincidencia de colores en el POD

Venga a echar un vistazo fugaz al mundo de la combinación de colores: le prometemos que no es tan complicado.

Entre CMYK y RGB, ¿qué modo de color para los diseños de impresión bajo demanda?

Como profesionales de la impresión y entusiastas de las nuevas tecnologías, en TPOP nos tomamos muy, muy en serio la misión de garantizar una calidad de impresión optimizada: en realidad, se trata de honrar tanto a nuestro material como a tus visuales ofreciéndote un resultado limpio, uniforme, duradero y lo más suave posible (es decir, al tacto). Por nuestra parte, que sepas esto: lo damos todo, absolutamente todo para que el resultado esté a la altura de tus expectativas y las de tus clientes.

Sin embargo, es importante recordar que no somos totalmente responsables del aspecto del producto acabado una vez impreso. Hay que tener en cuenta una serie de criterios para que el resultado sea el adecuado...
Ya te hemos dado los principales consejos para alcanzar las codiciadas cotas de calidad visual en un solo artículo. Si aún no lo has hecho, es una lectura esencial para el futuro de tu carrera en la impresión bajo demanda.

Cómo preparar imágenes perfectas para la impresión
La preparación de sus imágenes es un paso muy importante que garantizará la máxima calidad de la impresión.

Bien, ahora que ya nos hemos quitado esas formalidades de encima, hablemos de un concepto que todavía no hemos mencionado juntos, pero que sin embargo tiene cierta influencia en el aspecto de tu producto: la colorimetría.


¿Coloriméquoi?

"La colorimetría es la ciencia del color. No entraremos aquí en demasiados detalles (sería una pena aburrirte hasta la muerte), pero recuerda una cosa: es la colorimetría la que está en juego cuando vemos las diferencias de color entre un visual visto en pantalla y el mismo visual impreso en papel. El ojo humano es capaz de percibir un espectro de colores que no necesariamente se traducirá de la misma manera según el soporte en el que aparezcan los colores.

Como siempre es más significativo, aquí tienes una representación de los colores visibles para el ojo humano, así como de los espectros de color que abarcan los dos modos de RGB (digital) y CMYK (impresión).

¿Cómo puedo ajustar los colores de mis visuales para garantizar un buen resultado de Impresión bajo demanda?
Fuente: EdgeColours

Modo RGB, ideal para todo tipo de pantallas

El modo RGB está diseñado para todo tipo de pantallas digitales

El modo RGB, que significa Rojo Verde Azul, será el que se utilice para la mezcla de colores en todo tipo de pantallas difusoras de luz (para decirlo más sencillamente, pantallas digitales).
Este modo de color presenta resultados basados en la mezcla de estos tres tonos diferentes, que pueden variar mucho en función de la pantalla utilizada para la visualización y de sus ajustes. Este espectro, que corresponde al triángulo visible en el bonito gráfico anterior, es más amplio que el del CMYK: en pocas palabras, esto significa que una pantalla podrá reproducir más matices que los medios impresos.

CMYK, el modo de color estándar para la impresión

CMYK es el modo utilizado para los productos impresos, como los de Impresión bajo demanda.

CMYK es un modo de color comúnmente denominado cuatricromía en el mundo de la impresión, donde es especialmente habitual, ya que es el modo de color adaptado a los soportes impresos (como carteles, camisetas e incluso tazas: sí, sí, como las que te ofrecemos). Sus siglas hacen referencia a los cuatro tonos que combina: cian, magenta, amarillo y negro. Su gama de colores es menos extensa que la del RGB: tiene unos 16 millones de tonos diferentes, frente a los 17 millones del RGB. La diferencia puede parecer insignificante a primera vista, pero piénsalo de nuevo: un cierto número de colores están excluidos de la cuatricromía, como ciertos verdes y azules eléctricos, que se eliminarán por completo.

Es bueno saberlo: sabemos que sueñas con ello, pero por desgracia es imposible: imprimir colores fluorescentes en CMYK. Ya es difícil conseguir algo parecido a la fluorescencia en una pantalla en modo RGB, pero CMYK sencillamente no te lo permite. No nos gusta decepcionarte (en absoluto), pero así son las cosas...

¿Realmente importa el modo de color de mi visual?

Comparación de RGB y CMYK, los dos modos de color que debes conocer cuando gestionas una tienda de Impresión bajo demanda

En una palabra: sí.

En varias palabras: resulta que tu archivo RGB será convertido automáticamente a CMYK por el software que manejan las impresoras. Sin embargo, esta conversión tardía alterará el aspecto de tu visual y algunos de los colores que utilizaste a lo largo de la creación de tu visual se perderán y saldrán menos vibrantes de lo esperado. En este caso, lo importante es evitar sorpresas desagradables trabajando directamente en CMYK.

Sí. Puede que pienses que es más fácil decirlo que hacerlo. Pues bien, teníamos previsto explicarte cómo realizar la conversión en distintos programas de tratamiento de imágenes.

¿Cómo cambio al modo CMYK en diferentes paquetes de software?

Abrir un archivo en modo CMYK para poder trabajar con él de este modo (por desgracia) no es accesible para todos los programas: de hecho, programas como Gimp o Canva no ofrecen esta valiosa opción... Al menos no inicialmente. Sin embargo, existen ciertos plug-ins para aprovechar esta opción en Gimp: si quieres saber más, no dudes en echar un vistazo a los tutoriales que se han elaborado sobre el tema.

Puedes estar seguro de que la opción está totalmente a tu alcance si eres usuario habitual de la suite de Adobe (y en particular de Illustrator y Photoshop). Si lo eres, no te muevas: te diremos cómo.

Cambiar al modo CMYK en Photoshop

El famoso programa Photoshop no sólo te permitirá convertir tu visual RGB en CMYK, sino también crearlo directamente en CMYK. ¿No es complaciente?

Cuando crees tu archivo, sólo tienes que seleccionar la opción "Modo CMYK" en el menú desplegable situado bajo el epígrafe "Modo de color".

¿Olvidaste hacerlo al crear tu archivo? No te preocupes, no se ha perdido nada, ya que puedes seguir realizando la conversión desde el menú "Edición", haciendo clic en el submenú "Convertir a perfil". En la ventana que se abre en este momento, selecciona el perfil CMYK en el menú desplegable.

Y eso es todo, te lo prometo. Eso es todo, te lo prometo. Qué sencillez más desconcertante.

Cambiar al modo CMYK en Illustrator

Al igual que Photoshop, Illustrator es un programa realmente bueno: te permite seleccionar el perfil colorimétrico nada más crear el archivo. El proceso es muy similar al que acabamos de utilizar en Photoshop, salvo por un detalle: para encontrar el menú desplegable de perfiles de color, tienes que hacer clic en "Opciones avanzadas". A partir de ahí, ya sabes lo que hay que hacer: sólo tienes que elegir el modo CMYK y empezar a crear. Del mismo modo, para convertir el modo de color de tu diseño, el procedimiento varía poco: haz clic en "Archivo" y luego en "Modo de color del documento".

Es muy bueno saberlo: Estos dos programas te permiten comprobar de un vistazo el modo de color de tu diseño, ya que aparece en la ficha del archivo después del nombre del archivo.


Admitámoslo, en este artículo sólo hemos arañado la superficie del rico mundo de la combinación de colores. Sin embargo, esperamos que te haya podido ilustrar sobre los fundamentos del tema, que sin duda te serán útiles para mejorar tus visuales.

En resumen, he aquí algunos puntos a tener en cuenta:

El RGB es para las pantallas.
CMYK es para medios impresos.
En POD, es claramente preferible trabajar directamente en CMYK para evitar sorpresas desagradables causadas por la reducción del espectro de color al pasar a CMYK en una fase posterior.
💡
Es bueno saberlo: cuando exportes tu archivo en formato .png, se convertirá automáticamente a RGB. Pero no te preocupes, lo más importante es crear tu visual en un espacio de color CMYK. De este modo, te asegurarás de utilizar sólo colores adecuados para la impresión, por lo que no habrá sorpresas cuando recibas tu muestra.